jueves, 6 de agosto de 2009

MATAN A EDECÁN DE UN EQUIPO DEL FUTBOL MEXICANO



El procurador general de justicia, Rommel Moreno Manjarrez, manifestó que no se puede calificar aún como secuestro toda vez que no se ha exigido rescate alguno por la joven edecán del "Grupo Caliente" raptada el sábado pasado. Aunque trascendió que un sujeto detenido aseguró que ya fue asesinada y se busca su cuerpo.

El funcionario estatal informó que de acuerdo a las investigaciones preliminares la fémina identificada con el nombre de Adriana Ruiz Muñiz, de 30 años de edad, estaba involucrada con personas muy peligrosas y lo último que se encontró es que laboraba en el "London Bar " del municipio de Ensenada.

Debido a que hasta el momento sus captores no han exigido cantidad de dinero alguna por su liberación determinó el fiscal del Estado que no se puede calificar legalmente como un secuestro, pero sí una privación ilegal de la libertad.

Rommel Moreno expuso que en las últimas fechas se ha incrementado el número de mujeres relacionadas con bandas del crimen organizado y cuando menos así se ha establecido con la muerte violenta de dos ellas en fecha reciente, unas por sostener una relación sentimental con los criminales y otras consignadas como integrantes.

En el caso de Adriana Ruiz expuso que de momento ya se cuenta con importante información en cuanto a su relación con sujetos peligrosos de células delictivas y descartó el rapto como una medida para obtener dinero, toda vez que sus familiares son de escasos recursos económicos.

Sin embargo, en forma extraoficial se obtuvo que la joven mujer fue asesinada horas después de haber sido raptada por tres o cuatro malhechores la noche del sábado pasado en las cercanías de su domicilio en la colonia El Rubí, en la delegación San Antonio de los Buenos.

Acorde a información confiada a este diario, en las últimas horas agentes de la Policía Municipal capturaron a un individuo en posesión de un arma de fuego por lo que fue puesto a disposición de la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común, como corresponde para determinar su situación jurídica.

Cuando agentes de la Policía Ministerial del Estado lo interrogaron respecto a las siglas que exhibían grabadas las cachas de la pistola, el detenido confesó que pertenecía al llamado "Cártel Arellano Félix" que comanda Teodoro García Simental, alias "El Tres Letras" y/o "El Teo".

Aunque operaba en el grupo que lidera su fraterno Manuel García Simental, alias "El Chiquilín", por lo que fue cuestionado más a fondo y declararse confeso como uno de los sujetos que participó en el "levantón" y estar cierto de que posteriormente fue privada de la vida mediante la decapitación y amputación de los dedos de los pies.

Narró que la infortunada edecán estaba relacionada sentimentalmente con un sujeto cercano a "El Chiquilín" y por causas que desconoce ordenó que fuera "levantada" y ejecutada por lo que ejecutaron la encomienda.

Cuando se le cuestionó en torno a como estaba enterado de esa cuestión solicitó que se le prestara su teléfono celular en el que se encontraba grabado en video el preciso momento en que la joven mujer fue privada de la vida en la forma en que la describió.

Al momento de preguntarle el sitio en donde el cadáver había sido abandonado expuso que fue en un lugar despoblado de la delegación La Presa, pero ignoraba el sitio exacto debido a que él sólo llegó hasta una vialidad pavimentada y esperó a sus cómplices que ingresaron por una brecha para deshacerse del cuerpo.

Se sabe que numerosos agentes de la Policía Ministerial del Estado y personal de Servicios Periciales durante la mañana y tarde de ayer inspeccionaban de forma minuciosa la zona señalada por el criminal, pero al cierre de esta edición aún no habían localizado los restos de la fémina.

Y es que se trata de una zona en la que precisamente tiene su centro de operaciones dicha banda delictiva, por lo que policías y funcionarios de la Procuraduría General de Justicia se cuidan más de no ser objeto de una emboscada por parte de los hampones.